martes, 15 de enero de 2008

Decálogo educativo de un niño


1-. Dame siempre mucho amor, pero no me des todo lo que te pido. Muchas veces sólo pido cosas para probar mis fuerzas y lo que de verdad necesito es que me quieran.
2-. Necesito tu protección. El cariño y los cuidados de mis padres es lo que me hará crecer seguro e integrado en nuestra sociedad.
3-. No me grites ni me des órdenes. Acostúmbrame a hacer lo que pides con gusto para que así aprenda lo que es la colaboración.
4-. No te olvides de enseñarme que todas las personas son iguales, que no importa el color, el sexo o la condición social.
5-. De ti depende que tenga hábitos de higiene y trabajo en el futuro. Si no aprendo a cumplir mis obligaciones ahora que soy niño, cuando sea adulto será tarde.
6-. Aprende a escucharme y enséñame a escuchar y ser tolerante. Sabes perfectamente que sólo el diálogo es capaz de unir a las personas, a pesar de sus diferencias.
7-. Los malos tratos no son siempre corporales. Si olvidas mis necesidades físicas y emocionales también me maltratas sin quererlo.
8-. Enséñame qué es solidaridad para que desee y me comprometa con la paz y con un mundo mejor para todos.
9-. No me compares con nadie. Lo que quiero es ser yo mismo, conocer mi identidad. Cada ser humano es único y yo tengo mis propias cualidades.
10-. No se olviden de que son mi medida del mundo. De ustedes aprenderé a decir la verdad o no, a respeta al prójimo o no, a ser solidario o no... Hago lo que veo.